SAN JUAN (AP) — Agentes del FBI detuvieron al senador Abel Nazario de Puerto Rico y a otras siete personas el miércoles en la madrugada, como parte de una investigación de corrupción en el territorio estadounidense.

La fiscalía federal dijo que entre los sospechosos se encuentran exempleados municipales que fueron acusados de un cargo de presunto robo o soborno relacionado con programas que reciben fondos federales.

Algunos sospechosos fueron acusados de usar más de 5.000 dólares en fondos municipales para pagar a otros sospechosos para trabajaraen la campaña senatorial de Nazario. Las autoridades dicen que algunos sospechosos también ayudaron en las campañas de otros políticos de los que Nazario buscó apoyo cuando se desempeñó como alcalde de la ciudad de Yauco, en el suroeste de la isla.

Entre los sospechosos se encuentra el exdirector de recursos humanos de la ciudad y el asistente especial del alcalde.

El presidente del Senado de Puerto Rico, Thomas Rivera Schatz, pidió la renuncia de Nazario poco después de su arresto e interpuso una denuncia ética en su contra.

“Es lamentable para él y para su familia pero principalmente para el pueblo de Puerto Rico que observa con angustia eventos que laceran la confianza en las instituciones del gobierno”, dijo Rivera en un comunicado.

Los arrestos se produjeron en momentos en que Puerto Rico sigue recuperándose de una crisis política que incluyó la renuncia del anterior gobernador de la isla después de una serie de protestas masivas avivadas en parte por el descontento por la corrupción.

La fiscalía federal señaló que la Oficina del Contralor de Puerto Rico descubrió el presunto sistema durante una auditoría de rutina de los registros financieros de Yauco.

Las autoridades federales habían detenido a Nazario en septiembre de 2018 y le acusaron de defraudar a sus empleados cuando era alcalde de Yauco. Dijeron que sus empleados estaban obligados a trabajar dos horas diarias como voluntarios, algo que el Departamento de Trabajo considera una infracción.

Nazario accedió pagar casi 590.000 dólares en salarios adeudados a 177 empleados, pero las autoridades dijeron haber descubierto después que la municipalidad estaba reteniendo salarios pese a la promesa de Nazario de no tomar represalias.

El senador está esperando juicio en ese caso, por el cual criticó a las autoridades federales.

“Tienen un caso tan flojo que llevan un año bregando con los 37 cargos anteriores y no han podido”, dijo Nazario. “Las autoridades federales vinieron a Puerto Rico y están para atender casos de importancia. Pero lo que están radicando son pirulís”.

En ese entonces, Nazario era vicepresidente del Partido Nuevo Progresista, al que pertenece la actual gobernadora.