Las autoridades de Filipinas informaron este lunes (31.12.2018) que la cifra de víctimas fatales provocadas por el paso de la tormenta tropical Usman se elevó hasta 68, y adelantaron que es muy probable que esa cifra siga aumentando a lo largo de los próximos días debido a que falta que llegue información de varias regiones afectadas por el fenómeno.

La tormenta ha provocado inundaciones, avalanchas de tierra y otras catástrofes, desplazando además a casi 129.000 personas. Por ello, se ha declarado el estado de calamidad en las provincias de Camarines del Sur, Albay y Sorsogon, pertenecientes a la región de Bicol, situada en el sureste de Luzón, la isla principal del norte de Filipinas.

Un total de 57 personas fallecieron en la región montañosa de Bicol, mientras que otras 11 perecieron en la isla de Samar, la mayoría debido a deslizamientos de tierra. Otras 17 siguen desaparecidas en todo el país. «Me temo que esta cifra de fallecidos seguirá creciendo, porque hay muchas zonas donde aún tenemos que llegar”, dijo Claudio Yucot, encargado de la Defensa Civil de Bicol.

Confianza excesiva

Yucot explicó que mucha gente no tomó precauciones porque Usman no fue lo suficientemente potente como para ser calificado como tifón. «La gente se confió porque están en modo de vacaciones navideñas y no hubo una advertencia de ciclón tropical», dijo el funcionario a la agencia AFP.

De los 128.982 afectados en la lista oficial provisional, solo 14.444 filipinos se encuentran atendidos en los 112 centros de acogida habilitados en las regiones central y septentrional del país, las más afectadas. La cifra de daños en infraestructuras está comenzando, porque solo contiene seis viviendas destruidas y siete parcialmente dañadas, además de trastornos en 78 carreteras, tres puentes y 23 plantas eléctricas.

Usman es una depresión tropical que tocó tierra el sábado pasado y que se aleja por el mar Meridional de China convertido en una baja presión. «Esta perturbación meteorológica ha dejado de afectar al país», dijo el Consejo Nacional de Gestión y Reducción de Desastres, tras situarla a 750 kilómetros al oeste de Puerto Princesa, la capital de las islas de Palawan, situada en el oeste del archipiélago.