El mismo día en que los gobiernos de Perú, Colombia, Chile, Paraguay, Argentina y Canadá solicitaron formalmente a la Fiscalía del Tribunal Penal Internacional que abra una investigación por la supuesta comisión de crímenes de lesa humanidad en Venezuela, Nicolás Maduro compareció ante la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York.

El presidente venezolano aseguró que su país es víctima de “una feroz ofensiva diplomática” y acusó a “los gobiernos satélite” de Estados Unidos en Latinoamérica de sumarse “arrodillados” a las maniobras hostiles que, según dijo, impulsa Washington.

La solicitud al Tribunal Penal Internacional llega tan solo un día después de que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos impusiera una nueva ronda de sanciones a dirigentes clave del chavismo, entre ellos la esposa de Maduro, Cilia Flores, conocida en la terminología oficial venezolana como la “primera combatiente”.

El presidente Donald Trump también fue muy crítico en su discurso la víspera ante la ONU con el gobierno de Venezuela, al que, dijo horas después, los militares venezolanos podrían derrocar fácilmente si se lo propusieran.

Todo ello llevó a Maduro a culpar a Trump de protagonizar en la sede de la organización multilateral “una de las arremetidas más infames y bochornosas” contra Venezuela.

Maduro también protestó contra las sanciones de Washington, a las que calificó de “unilaterales e ilegales”.

“Agresión permanente”

Nicolás Maduro en el momento del ataque de drones.FOTO REUTERSMaduro repitió en su discurso en la ONU que Estados Unidos y Colombia jugaron un papel clave en la preparación del ataque con drones del pasado 4 de agosto en Caracas.

El líder bolivariano concluyó que Venezuela es “víctima de una agresión permanente” por parte de “quienes gobiernan Estados Unidos”, una tesis que tanto él, como los medios estatales de su país repiten insistentemente.

Sin embargo, Maduro reiteró que está dispuesto a encontrarse con Trumpporque, según dijo, “son los diferentes los que tienen que dialogar”.

Trump, por su parte, había abierto la puerta a esa posibilidad en unas declaraciones previas este mismo miércoles, pero la Casa Blanca aclaró después que no hay previsto ningún encuentro entre ambos gobernantes.

Maduro repitió en su discurso en la ONU que Estados Unidos y Colombia jugaron un papel clave en la preparación del ataque con drones que obligó a evacuarlo de un desfile militar el pasado 4 de agosto en Caracas.

El mandatario pidió una investigación internacional para aclarar lo ocurrido en aquel episodio, que Caracas califica de “atentado terrorista”.

Las autoridades venezolanas han arrestado ya a varios de los supuestos implicados en la acción y los allegados de uno de ellos, el destacado dirigente opositor Juan Requesens, han denunciado que no se están respetando sus derechos.