La presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, anunció que el presidente Nicolás Maduro ha sido reelegido con 5.823.728 votos (68 por ciento), después de escrutar 92,06 % de los sufragios.

El candidato opositor Henri Falcón obtuvo 1.820.552 votos (21 por ciento) y se hizo con el segundo lugar, mientras que Javier Bertucci logró 925.042 votos y Reinaldo Quijada 34.614.

Según Lucena, la participación fue de 46,01%, con proyección a 48%.

“Le pedimos a todos y todas y les decimos, el pueblo de Venezuela se pronunció y les pedimos a todos y a todas, nacionales e internacionales que respeten los resultados electorales, que respeten al pueblo de Venezuela que decidió y decidió en paz”, expresó la presidenta del ente electoral.

Indicó que este fue un proceso electoral “que transcurrió como siempre ha sido la tradición del pueblo de venezuela con gran tranquilidad, con gran civismo”.

Gran parte de la oposición había llamado de antemano a boicotear los comicios por considerarlos fraudulentos, en medio de una grave crisis en el país.

La alianza opositora Frente Amplio afirmó que la participación fue inferior al 30 por ciento.

Poco antes del anuncio de Lucena, Falcón anunció que desconocería los resultados de las elecciones por las reiteradas violaciones a los acuerdos preelectorares por parte de Maduro y exigió que el proceso se repita este mismo año.

“El proceso tiene serios cuestionamientos de nuestra parte (…) y sin duda alguna el proceso carece de legitimidad y nosotros desconocemos este proceso electoral categóricamente”, apuntó en rueda de prensa.

Vista de la sede del Consejo Comunal de Tocome, donde encargados del operativo entregaron cajas del Comité Local de Abastecimiento y Producción (CLAP), mientras llamaban a votar por Nicolás Maduro en las elecciones presidenciales, en Caracas (Venezuela).

“No reconocemos este proceso electoral como válido”, agregó, y pidió que los comicios se repitan en octubre.

Unos 20,5 millones de personas estaban llamados a participar en las controversiales elecciones de este domingo (20.05.2018), en medio de una de las peores crisis económicas y sociales en la historia de Venezuela.

El país caribeño sufre la inflación más alta del mundo, con una tasa acumulada que debe alcanzar el 13.000 por ciento a fin de año, según estimaciones del Fondo Monetario Internacional.

Debido a la falta de divisas, Venezuela no puede importar gran parte los alimentos y medicinas que necesita y algunas organizaciones humanitarias denuncian el peligro de una crisis humanitaria debido a las carencias.

Cientos de miles de venezolanos abandonaron en los últimos meses su país en un éxodo masivo hacia los países vecinos, sobre todo Colombia, Brasil, Perú, Chile y Argentina.

Maduro asumió el poder en 2013 tras la muerte de su predecesor Hugo Chávez, artífice del llamado “socialismo del siglo XXI” desde 1999.

El chavismo impulsó en los últimas dos décadas numerosos programas sociales para ayudar a las clases más necesitadas, pero también es acusado desde hace tiempo de tendencias autoritarias.