La Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™ está cada vez más cerca… ¡Solo faltan 54 días! Cada día, y hasta que comience la Copa Mundial, destacaremos un número relevante en la historia del torneo.

¿Qué sería hoy en día de una Copa Mundial de fútbol sin las imágenes en directo? Y es que, pese a las posibilidades que ofrece actualmente internet para ver los partidos desde donde y cuando queramos, el directo sigue teniendo algo especial.

La primera edición de la Copa Mundial de la FIFA™ que se emitió por televisión fue la de 1954. Alrededor de 90 millones de personas siguieron el torneo a través de unos cuatro millones de pantallas en blanco y negro. Todos aquellos telespectadores fueron testigos del “milagro de Berna”, como pasó a conocerse el partido en el que la RFA se impuso 3-2 a Hungría, favorita para alzarse con el título, ante los 64.000 hinchas que abarrotaron el estadio Wankdorf de la ciudad suiza.

No obstante, todo había comenzado ocho años antes. En octubre de 1946, la cadena BBC emitió en Inglaterra el primer partido de fútbol en directo de la historia: el Barnet FC – Wealdstone, disputado en el estadio londinense de Underhill. Sin embargo, lo hizo a duras penas: de la primera mitad apenas pudieron verse 20 minutos, y la emisión en directo tuvo que interrumpirse a los 35 minutos del segundo acto porque las cámaras no podían grabar con tan poca luz.

En Suiza se emitió por primera vez un partido en directo entre selecciones escasas semanas antes de que empezara la Copa Mundial, concretamente el 25 de abril. En aquel ensayo general, la RFA derrotó 3-5 al combinado anfitrión, y ya nada pudo frenar la proliferación de aquella novedosa tecnología.